Fecundación In Vitro

Con los años, la Fecundación In Vitro ha pasado a ser la técnica más utilizada en Reproducción Asistida desde que en 1978 naciera la primera niña, Louis Brown.

fivfiv

¿En qué consiste la Fecundación In Vitro?

Cada vez son más las mujeres que consiguen ser madres gracias a la Fecundación In Vitro. Esta técnica de reproducción asistida consiste en unir el espermatozoide del hombre y el óvulo de la mujer en una placa de laboratorio, con el fin de crear los mejores embriones para transferir en el útero materno.

A diferencia de otros tratamientos más convencionales, el proceso de fecundación se lleva a cabo en el laboratorio y no en el aparato reproductor femenino. La Fecundación In Vitro es un tratamiento muy eficaz y se recurre a él cuando han fallado otros tratamientos de fertilidad -tras tres o cuatro intentos fallidos-  o cuando existe un factor de infertilidad, tanto masculina como femenina, que indiquen que la FIV es el tratamiento más adecuado para conseguir el éxito en el embarazo.

La fecundación de los óvulos se puede llevar a cabo mediante dos técnicas: la FIV convencional y la técnica de Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI). El embriólogo, junto a los especialistas en Reproducción Asistida, deciden cuál es la mejor técnica para cada caso. La ICSI se complementa con la Fecundación In Vitro para mejorar la tasa de embarazo. Mediante este método, en el laboratorio se selecciona el mejor espermatozoide y se microinyecta en el ovocito con una microaguja. Así, la inseminación es mucho más directa y por lo tanto la probabilidad de éxito aumenta.

Fases del tratamiento de la Fecundación In Vitro

1. Estimulación ovárica

Las mujeres producen un solo ovocito (óvulo) en el proceso natural de un ciclo menstrual. Mediante medicación hormonal se estimula el funcionamiento ovárico para así obtener varios ovocitos en un mismo ciclo. Se administra también una hormona que induce a la maduración ovocitaria de forma similar a como tiene lugar en el ciclo natural.

2. Punción folicular

Tras comprobar por ecografía que los folículos – donde se encuentran los ovocitos- tienen un tamaño adecuado, se extraen los óvulos que han madurado mediante la punción folicular. Se realiza unas 36 horas después de la medicación y bajo sedación para no sentir ninguna molestia. Es un proceso que dura 10-15 minutos, en el cual el riesgo de sufrir alguna alteración es mínimo.

3. Cultivo de embriones

Una vez extraídos los ovocitos mediante la punción, y ya con los espermatozoides de la pareja, en el laboratorio se elige cuál es la técnica más adecuada: ICSI o Fecundación convencional. Este cultivo tiene una duración entre 2-5 días.

4. Transferencia de embriones

Aproximadamente 72 horas después de la punción -el momento lo deciden los embriólogos en cada caso particular- se realiza el último y decisivo paso del tratamiento: la transferencia. El proceso es muy sencillo y se realiza en el quirófano, aunque no es necesario estar sedada porque no es doloroso. La colocación de los embriones se realiza con un catéter específico, elaborado con un material muy flexible para no dañar las paredes de la cavidad uterina.

5. Vitrificación y desvitrificación de embriones

Una vez los embriones adecuados para cada caso son transferidos al útero, los sobrantes, en caso de haber, se vitrifican (“congelan”). Mediante este proceso se vitrifican para poder conservarlos y desvitrificarlos cuando vuelvan a ser requeridos en posteriores ciclos de FIV. De esta manera se evita el proceso de estimulación de ovarios en futuros intentos.

fecundacion in vitro vitrificacion

 Si el ciclo no finaliza con embarazo

Aproximadamente dos semanas después de la Fecundación In Vitro se realiza el test de embarazo. Si el resultado es negativo, pueden existir dos opciones: tener embriones congelados o no tenerlos. En el primer caso, los embriones que hayan sido criopreservados se transfieren al útero de la mujer en posteriores ciclos de FIV. De esta manera se evita repetir el proceso de estimulación de los ovarios y la punción folicular. Si no se tienen embriones congelados se vuelve a repetir el proceso desde cero. Ante esta situación lo importante es no perder la esperanza y mantener la calma.

Tipos de Fecundación In Vitro

El éxito de este tratamiento depende de múltiples factores, como es la calidad del semen del hombre o la de los óvulos de la mujer. Por ello, existen 5 tipos de Fecundación In Vitro.

   1. Con óvulos propios y semen de la pareja

Se recurre a este tratamiento de fertilidad en casos en los que existan problemas para concebir en la pareja, pero sin ningún factor extraordinario. Mediante esta técnica de laboratorio, los óvulos son extraídos previamente y se fecundan con el semen de la pareja.

   2. Con óvulos propios y semen de donante

Esta variante de la Fecundación In Vitro consiste en fecundar los óvulos extraídos de la paciente con el semen de un donante anónimo, tal y como determina la legislación española. Se emplea en casos de mujeres que quieran ser madres solteras, parejas del mismo sexo o que por razones médicas, no fuera posible realizar un tratamiento con los espermatozoides de la pareja.

   3. FIV con óvulos de donante y semen de la pareja

Los óvulos de una mujer donante se fecundan con semen de la pareja de la paciente. Las edades de las mujeres que donan oscilan entre los 18 y 35 años y lo hacen de manera voluntaria y anónima, pasando un reconocimiento médico completo. Se sigue el mismo procedimiento que en la Fecundación In Vitro convencional, pero la estimulación ovárica y la recuperación de los óvulos se deben realizar a la donante.

La donación de óvulos está regulada por la ley y las donantes deben pasar un reconocimiento médico y unas pruebas para descartar patologías que puedan afectar al futuro bebé. Se firma un consentimiento que garantiza que la donación es voluntaria y que se realiza de manera anónima.

   4. FIV con óvulos y semen de donante

En este caso, se fecundan los óvulos de una donante con los espermatozoides del hombre, ambos anónimos, en el laboratorio. El embrión, previamente preparado, se transfiere al útero de la paciente.

   5. FIV Método Ropa

La Fecundación In Vitro Método Ropa (Recepción de Óvulos de la pareja) es un tratamiento aplicable a los matrimonios formados por dos mujeres que quieran ser madres, pudiendo participar las dos activamente en el embarazo. La diferencia de este método con el resto de técnicas posibles (inseminación artificial y Fecundación In Vitro con semen de donante), es que una de las mujeres aportaría el óvulo y la otra sería la madre gestante.

La mujer que aporta el óvulo se somete al mismo proceso de estimulación ovárica que en la FIV convencional. A la mujer que recibe el embrión se le prepara el endometrio – simultáneamente a la estimulación ovárica- mediante la administración de un tratamiento hormonal con estrógenos.

 Dudas frecuentes

    1. ¿Para qué casos está indicada la Fecundación In Vitro?

La FIV es un tratamiento alternativo que se aconseja en las siguientes situaciones:

  • Cuando han fallado anteriormente otros tratamientos de fertilidad
  • Parejas en las que la mujer sufre alteraciones en su aparato reproductor (lesión o ausencia de trompas de Falopio, endometriosis, entre otros)
  • Parejas en las que el hombre presenta anomalías en su semen, anomalías en el ámbito testicular, obstrucción de conductos, etc.
  • Mujeres que quieran ser madres solteras
  • Pareja de mujeres

   2. ¿Cuándo debemos plantearnos realizar el tratamiento?

Una mujer a partir de los 30 debería acudir a un especialista tras 6 meses de búsqueda activa sin resultado positivo. A partir de los 40, la probabilidad para tener un bebé de manera natural disminuye considerablemente, por lo que sería aconsejable buscar ayuda a los 3 meses de búsqueda del embarazo. 

   3. ¿Existe una edad límite para someterse a este tratamiento?

Legalmente no existe un límite de edad, pero la Sociedad Española de Fertilidad establece el límite a los 50 años puesto que a partir de aquí los embarazos pueden presentar complicaciones. Además, con la edad, la cantidad de óvulos se reducen y son más frecuentes los ciclos sin ovulaciones.

   4. ¿Se puede elegir el sexo del bebé?

De acuerdo a la legislación española, solo se puede conocer el sexo del bebé con fines terapéuticos y así poder evitar que los padres transmitan una enfermedad grave o letal al feto.

   5. ¿Qué se hace con los embriones sobrantes?

Los embriones que no se transfieren en ese tratamiento, y siempre bajo el consentimiento de la mujer, pueden vitrificarse para un futuro embarazo, en caso de que fallen los embriones en ese primer intento. En caso de que la pareja o la mujer no los vayan a utilizar, pueden donarse.