FIV – Fecundación In Vitro

La Fecundación In Vitro (FIV) consiste en unir espermatozoides y óvulos en el laboratorio para conseguir un número óptimo de embriones y transferirlos al útero materno. Antes de que una mujer se someta al tratamiento, es necesario tener en cuenta algunos puntos previos.

FIV

¿Qué debemos saber antes de iniciar un ciclo de FIV?

En el momento en que una mujer decide recurrir a este tratamiento para poder ser madre, es importante que esté informada sobre todo el proceso. Por ello, el ginecólogo especialista en Reproducción Asistida, debe explicar el tratamiento de la Fecundación In Vitro, la medicación o los posibles riesgos. Son necesarias varias pruebas, tanto de la mujer como del hombre, para completar la historia médica del paciente (antecedentes familiares, tiempo de esterilidad, hábitos tóxicos,…).

En cada clínica, es el médico el que solicita la analítica necesaria para poder realizar la técnica.

Análisis requeridos:

Para la mujer:

  • Ecografía ginecológica vaginal. Mediante esta prueba se estudian los genitales internos y se evalúa el desarrollo del útero, las trompas y los ovarios.
  • Serología. Análisis de sangre que sirve para detectar la presencia de anticuerpos contra la VIH, la hepatitis viral, la rubeola y la sífilis.
  • Análisis de sangre y de su coagulación.
  • Determinación del grupo sanguíneo y RH.

Para el hombre:

  • Seminograma. También conocido como espermiograma, consiste en un análisis que comprueba el estado de los espermatozoides y su funcionamiento.
  • Serología. La misma prueba que se le realiza a la mujer, en la que se detecta la posible presencia de anticuerpos contra el VIH, la hepatitis viral, la rubeola y la sífilis.

Tres factores de la FIV

Existen distintos tipos de Fecundación In Vitro de acuerdo a tres criterios:

  • Según la procedencia de los gametos: Fecundación In Vitro con Óvulos y Semen de la pareja, FIV con Óvulo de Donante, FIV con Semen de Donante, FIV con Óvulo y Semen de Donante, y el Método Ropa. Esta última técnica de Reproducción Asistida es exclusiva para matrimonios formados por dos mujeres, en la que una es la madre biológica y aporta el óvulo, y la otra la madre gestante, y quien se queda embarazada.
  • Según la técnica de inseminación: Fecundación In Vitro convencional o la Inyección Intracitoplasmática (ICSI), en el que se selecciona el mejor espermatozoide y se microinyecta en el ovocito.
  • Duración del cultivo embrionario: FIV con cultivo corto o con cultivo largo.

Firma de un consentimiento previo a la FIV

Antes de someterse a la Fecundación In Vitro, y como requisito legal, la paciente o la pareja debe firmar un consentimiento informado de la técnica de Reproducción Asistida. De esta manera aceptan estar informados correctamente sobre todo el proceso de la FIV (probabilidades de éxito, contraindicaciones…) y acerca de los aspectos biológicos, jurídicos y éticos.